Formentera

Los 7 lugares más icónicos que ver en Formentera


Formentera es simbolo del relax idílico, de playas paradisíacas y rincones vírgenes donde conectar con uno mismo y con la naturaleza que te rodea. La isla tiene un ritmo propio, lento y felizmente decadente donde desconectar de la rutina y del estrés de la ciudad disfrutando de algunas de las mejores playas de Baleares.

Situada frente a la costa sur de Ibiza, Formentera tiene poco más de 12.100 habitantes y unos 20 km de longitud. Un pequeño paraíso en medio del Mediterráneo donde el tiempo parece haberse detenido para trasladar a sus visitantes a un tiempo donde las prisas no existen y todavía podemos escuchar nuestros pensamientos.

lugares que puedes visitar en Formentera

El acceso a Formentera sólo puede hacerse en barco, tanto desde Ibiza como desde Barcelona, Valencia o Denia en la península. Hay servicio de ferrys diarios hasta el puerto de La Savina, su único punto de entrada y salida que garantizan la conexión de la isla con las principales ciudades europeas. 

Formentera es un oasis en el Mediterráneo que ha sabido preservar su esencia natural y que apuesta por un turismo sostenible o el tan de moda “Slow tourism”. Para ello, desde el 1 de julio de 2019 se  estableció un límite tanto para la circulación de coches como de motos, por día, por lo que si quieres desplazarte por la isla te sumes al movimiento eco y utilices bicicletas o motos o coches eléctricos y ayudes a mantener su primitiva belleza natural.

Explora el encanto natural de Formentera con un recorrido por sus paisajes más icónicos:

1. Caló des Mort

Una de las calas más idílicas de Formentera. Se encuentra situada en el sur de la isla en la costa de Migjorn entre las puntas d’Anguila y de sa Fragata. Es una pequeña cala de 70 metros de arena blanca y cristalinas aguas turquesa están rodeados de pequeñas formaciones rocosas. 

Calo des Mort Formentera

A pesar de que se encuentra bastante aislada, cada vez son más los turistas que no pierden la oportunidad de visitarla para disfrutar de una estampa tan típica en la que se pueden ver los escars, varaderos tradicionales donde los pescadores dejan sus barcas y que además es perfecto para la práctica del buceo. Es también el lugar ideal para disfrutar de una increíble puesta de sol, si acudes al atardecer.

2. Cap de Barbaria

Situado al sur, en el punto más extremo de Formentera, mirando a la costa africana el Cap de Barbaria es conocido porque aquí se encuentra ubicado el faro que lleva el mismo nombre, uno de los símbolos de la isla.

Este cabo árido y rocoso sin apenas vegetación está a 65 metros sobre el nivel del mar. Un paisaje virgen donde la ausencia de elementos externos nos harán sentir que nos encontramos entre el cielo y el mar.  Un lugar mágico para conectar con nuestro yo interior.

Aunque es un lugar espectacular, a la hora que lo visites, te recomendamos que vayas al atardecer si quieres experimentar con los cambios de luz y colores en contraste con el mar durante la puesta de sol. Si no temes a la oscuridad, quédate en la zona una vez se haya puesto el sol para admirar un cielo estrellado que te será difícil de olvidar, ya que es una zona en la que no hay electricidad.

3. Parque Nacional Ses Salines

Con 2.838 hectáreas terrestres y más de 13.000 hectáreas marinas el Parque Nacional Ses Salines se encuentra situado entre la isla de Ibiza y Formentera y es un claro ejemplo de la biodiversidad mediterránea en Baleares. El parque es un área de descanso y nidificación para las aves migratorias, siendo un espacio natural de primer orden.

Dentro del parque de Ses Salines encontramos el Estany Pudent, un lago de gran biodiversidad, perfecto para la observación de aves típicas de la zona como flamencos, cigüeñas o tarros blancos.

Es muy interesante recorrer el parque a pié o en bici para disfrutar y observar toda su riqueza natural y llegar hasta Ses Salines con sus características tonalidades violetas y rosa. Se trata de un complejo sistema que se utilizaba para extraer la sal del agua del mar a través de canales y estanques alrededor de S’Estany Pudent. Ses Salines fueron declaradas bien de interés cultural en 2004. 

4. Cala Saona

Cala Saona es otra visita imprescindible en la isla. Esta preciosa cala de unos 150 metros de largo situada en la costa oeste, es la única playa de arena de la costa occidental de la isla flanqueada por acantilados que la protegen del oleaje.  La diversa gama de azules de sus aguas transparentes te enamorarán.

Cala Saona Formentera

Tiene un encanto especial debido a las casetas de los pescadores construidas entre las rocas y que cobijan los tradicionales llauts. Además, de ser perfecta para la práctica de deportes acuáticos como el snorkel, paddle surf o kayak. Si te gusta la aventura te recomendamos realizar una excursión a remo desde Cala Saona hasta los acantilados de Punta Rasa y explorar sus cuevas submarinas. 

Cala Saona te ofrece también uno de los mejores atardeceres de la isla mientras el sol se esconde por el horizonte tiendo de tonalidades únicas la costa de poniente. 

5. Cuevas de San Guillem

Situadas al sur de Punta Rasa, las Cuevas de San Guillem son unas cuevas submarinas  de singular belleza y uno de los mayores reclamos para buceadores de todos los niveles.  

Se trata de 2 cuevas únicamente accesibles por mar que se encuentran en la base de unos impresionantes acantilados que recorren la costa desde Cala Saona hasta el Cabo de Barbaria. Tienen unos 12 metros de profundidad con un fondo de arena blanca que proporciona a sus aguas un intenso color turquesa. 

Las cuevas están separadas por una pared de roca y ambas tienen amplias cavernas que permiten el acceso a varios grupos de buceadores a la vez. La amplia entrada proporciona mucha luz natural a la galería y en las zonas oscuras se pueden encontrar especies típicas de la zona como corballos o brótolas. Las cámaras de aire que poseen ambas cuevas permiten emerger a la superficie y disfrutar de un paisaje único de vivos colores y formas caprichosas originadas por la erosión del mar.

6. Faro de la Mola

El Faro de la Mola se encuentra al borde un acantilado de 120 metros sobre el nivel del mar situado sobre el altiplano de la Mola en el extremo este de la isla, uno de los puntos más espectaculares y que más mágia desprenden de Formentera. Las impresionantes vistas al Mediterráneo y su entorno natural lo han convertido en un símbolo del horizonte de la isla.

El faro se construyó en 1.861, durante el reinado de Isabel II. Desde su puesta en marcha se ha encendido todas las noches para alumbrar las aguas de esta zona de la costa y evitar naufragios. 

Se lo conoce también como faro de Julio Verne ya que se menciona en una de sus novelas y desde 1.978 una placa conmemorativa en las inmediaciones del faro recuerda este hecho a los visitantes.

7. Ca na cos

Ca na costa es el mayor monumento prehistórico de Formentera, su descubrimiento constató que hubo población prehistórica en la isla. 

Se trata de la construcción funeraria más grande de las islas Baleares, ubicada entre el Estany Pudent y Es Pujols. Presenta una planta prácticamente circular en la que se observan dos partes principales: la propia cámara funeraria, situada en el centro con el corredor de entrada y tres anillos a su alrededor. 

Su fecha de construcción se sitúa en la Edad de Bronce, y parece ser que se utilizó entre el año 2000 y el 1600 a.C. Sin duda una visita imprescindible para los amantes de Stonehenge.

¿Dónde alojarse en Formentera? Alojamientos para conectar con el lado natural de la isla.

Todo en Formentera se une para envolver al turista en ese halo de paz y tranquilidad, desde sus pequeños pueblos encalados, sus playas vírgenes, sus rincones naturales más agrestes hasta los alojamientos para pasar tus vacaciones, lugares llenos de encanto donde se unen tradición y modernidad para poder experimentar esa conexión interior con el entorno. 

Nuestras casas en Formentera están ubicadas en los mejores enclaves para disfrutar tanto de las playas como del ambiente más rural de la isla. En todas ellas encontrarás el encanto tradicional de la isla para que disfrutes de las vacaciones sin prisas ni preocupaciones, para poder conectar con la naturaleza y la energía que emana de este pequeño paraíso. 

Una de nuestras casas en Formentera para tus vacaciones

Tanto si viajas con la familia, con amigos o con tu pareja, nuestras villas y casas para vacaciones en Formentera disponen de todas las comodidades y equipamiento en el interior y ofrece maravillosos jardines y terrazas adaptándose a todas las necesidades de capacidad y características. 

Casa Formentera, completamente integrada en el entorno natural de Es Cap de Barbaria contrasta su diseño moderno en el interior con la tradición agrícola de la zona, donde todavía se conservan los caminos de antaño para disfrutar de bucólicos paseos por el bosque colindante con la casa y llegar a Cala Saona. Sus 3 porches exteriores, zona chill out piscina y jardín de plantas aromáticas te transportarán a la esencia más pura de la isla, donde el tiempo parece haberse detenido. Toda una declaración de intenciones para disfrutar al máximo del encanto, estilo tradicional y el relajado estilo de vida de la isla.

Casa Formentera que puedes alquilar en Eivillas

A menos de 2 horas de avión desde las principales ciudades europeas, Formentera es un lugar idílico en medio del Mediterráneo, donde la vida tiene otro ritmo y el sentir de la naturaleza, la conexión interior y la desconexión del mundanal ruido  todavía es posible y desde Eivillas te ayudamos a que vivas unas vacaciones idílicas con nuestros alojamientos para vacaciones en Formentera.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *